msptm » » Historias de nuestros niños: Mateo

Historias de nuestros niños: Mateo

 
 
 

Mateo (el nombre es ficticio), nació el 24 de septiembre de 2007, en el distrito de Santiago, en el departamento de Cusco. Actualmente tiene 9 años y tiene cuatro hermanos. Su hermano mayor Francisco (el nombre es ficticio) está también en la Ciudad de los Muchachos, mientras que una hermana es interna en el Hogar de nuestras Hermanas.

La vida de los padres de Mateo es muy “accidentada”. De hecho, ambos llevan una vida demasiado desordenada. Viven separados Es más, el padre del niño tiene ya otra pareja, con quien ya tiene dos hijos.

Mateo ingresó a nuestro Hogar el día 26 de enero del 2015.  El motivo principal por el cual llegó a nuestro Hogar fue porque el niño proviene de una familia sumamente desintegrada. El padre del niño cuenta con varios ingresos a prisión por dedicarse al robo, mientras que la madre, se dedica al consumo del alcohol y demás sustancias prohibidas.

Al igual que su hermano Francisco llegó al Hogar con grandes problemas de conducta. Se mostraba a veces agresivo, demasiado caprichoso y además también, tenía la manía de tomar cosas que no eran suyas. Esta conducta tan negativa que presentaba el niño al momento de llegar al Hogar, se debía seguramente a las profundas heridas que llevaba el niño, producto de la violencia que había visto en casa, y por los malos ejemplos que  recibió en su casa.

Actualmente, Mateo está cursando el 4º de Primaria. No ha tenido grandes problemas en el estudio. Le gusta estudiar, leer y practicar operaciones matemáticas. Podemos decir, que es un niño estudioso.

Asimismo, suele recibir a menudo la visita de su abuela y tía materna, además de su pequeña hermana de siete años.

Lamentablemente, no ha habido muchos cambios positivos en el ambiente familiar de Mateo en relación con el año pasado. Su padre sigue dedicándose al robo y su madre, a pesar de hacer esfuerzos para dejar atrás su vida desordenada, no tiene todo el apoyo de las autoridades judiciales debido a su inconstancia en las terapias psicológicas en que ella debe participar.

En cambio Mateo ha mejorado su conducta en comparación con el año pasado. Es más responsable, estudia bien y ya no molesta tanto a sus compañeros.  Le gusta mucho el deporte, sobre todo el fútbol y la natación.

Y también le gusta mucho seguir las oraciones que rezamos en el Hogar. Esperemos que con la ayuda de Dios, el niño continúe mejorando cada vez más.

Padre Raúl González de Olazabal, msp

Leave a reply

Your email address will not be published.