msptm » » Quienes somos

Quienes somos


fondador

- Nuestra fundación

Fundados en 1986 por el P. Giovanni Salerno (sacerdote y médico italiano), los “Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo” somos un Movimiento Eclesial Misionero que nos dedicamos a la educación humana y espiritual de niños pobres y abandonados del Tercer Mundo, así como a la Evangelización en áreas pobres.
Actualmente trabajamos en América Latina (Perú, Cuba y México) y en Hungría.
Somos constituidos por cuatro diferentes comunidades (Sacerdotes y Hermanos consagrados, Religiosas, Contemplativos y Familias Misioneras) que viven el mismo Carisma, según su estado e independientemente unas de otras.
Más de 150 Misioneros Siervos de los pobres, de 18 distintas nacionalidades, servimos cada día a más de 1500 niños, gracias a escuelas, comedores, dispensarios médicos y talleres profesionales.
Muchas personas comparten nuestro carisma de servicio a los pobres desde su hogar a través de grupos de apoyo del movimiento. Se reúnen periódicamente para sostener espiritualmente y materialmente el esfuerzo misionero del Movimiento MSPTM con diferentes iniciativas
directamente coordenadas con nosotros.


- El fundador

El Padre Giovanni Salerno nace en Gela (Caltanissetta-Sicilia, Italia) el 30 de enero de 1938.
En 1954 concluye la Escuela media y los dos años de Escuela superior con los Padres Agustinos en la ciudad de Palermo. Desde allí pasa a San Gimignano para el año de Noviciado en la Orden de San Agustín.
En el período 1957-1961, estudia Teología en el Seminario Arquidiocesano de Monreale (Palermo) y es ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1961. Alimentando ya desde niño el fuerte deseo de servir a los pobres del Tercer Mundo, pide con éxito a sus Superiores el permiso para poder estudiar Medicina misional (tropical).
En agosto de 1968, el Padre Salerno parte con un grupo de Agustinos para la fundación de una Prelatura en la región andina de Apurímac (Perú). En este territorio de misión se encuentra frente a una situación verdaderamente alarmante: pueblos enteros viven aún “en la edad de la piedra”, en un completo abandono. Entonces, viendo tan triste situación, comienza a fundar dispensarios médicos en los principales pueblos de la región, en la ciudad de Abancay crea una leprosería para curar a los enfermos del mal de Hansen.
Desde el inicio, el Padre Giovanni Salerno es consciente del hecho que los pobres no necesitan sólo de sacerdotes misioneros, sino también de laicos que puedan consagrarse a su servicio.
Por este motivo, a comienzos de la década de los ochenta, funda un Movimiento profundamente eclesial -los Misioneros Siervos de los Pobres del Tercer Mundo (Opus Christi Salvatoris Mundi)- en el que invita a los jóvenes, a los matrimonios, a los sacerdotes y a los laicos a unirse en favor de tantos hermanos que sufren en el Tercer Mundo.

 

- Nuestro carisma
Nuestro carisma se basa sobre cinco puntos esenciales:

  1. El amor a Jesús Eucaristía, adorado cada día comunitariamente en forma solemne.
  2. Una devoción a la Virgen María , eclesial, que nos lleva a la Eucaristía y nos transforma en eucaristía, pan partido y ofrecido, para los más pobres que nos esperan.
  3. El libro de la “Imitación de Cristo”, que para nosotros es un buril que día tras día nos transforma según la imagen del Siervo de Yahveh, humilde y obediente.
  4. Hemos nacido como Movimiento para representar al Santo Padre y a la Iglesia en medio de los pobres, por eso la fidelidad al Santo Padre y a la Iglesia es una característica nuestra.
  5. Un último punto es el compromiso de una continua conversión para seguir a Cristo Pobre, quien no vino para ser servido, sino para servir y dar su vida por los hombres.

Nuestra principal ocupación es la evangelización humilde y silenciosa, a fin de que los pobres puedan alcanzar una condición acorde con su dignidad de personas humanas y de hijos de Dios. Queremos de manera especial dedicar toda nuestra vida al servicio de los niños pobres. Debemos ir adónde los demás no llegan, más allá del asfalto, para buscar a los débiles y marginados. En ellos queremos reconocer el rostro mismo de Cristo.


 

- Nuestra misión

  • llevar el Evangelio a los pobres, que esperan la presencia de Cristo, para ofrecerles los tesoros de la Iglesia (los sacramentos y la doctrina católica);
  • ofrecer a niños y niñas pobres (que acogemos en nuestras diferentes casas y centros) una educación integral, basada en el sistema preventivo de San Juan Bosco, que se propone formar cristiana, intelectual y profesionalmente a aquellos que mañana serán los protagonistas de la sociedad y por eso mismo los responsables de ella.
  • Organizar encuentros misioneros y retiros espirituales en diferentes paises, ofreciendo un camino de santidad a través del carisma del Movimiento de los Misioneros Siervos de los Pobres TM.

Visualiza los videos de presentación
Primera parte
Intro
Segunda parte
Introduzione 2